Contacta conmigo
veronica.iamvr@gmail.com

POR QUÉ ESTOY ENAMORADA DEL TRANSMEDIA

POR QUÉ ESTOY ENAMORADA DEL TRANSMEDIA

El amor es algo irracional, algo hormonal, un proceso químico ampliamente estudiado y superficialmente comprendido.

Y es que el amor no necesita ser entendido, simplemente necesita ser demostrado, (Paulo Cohelo) y por ellos hoy os voy a hablar de mi amante: el transmedia storytelling,  y de sus cualidades, para finalizar el articulo con las razones por las que hasta vosotros podríais enamoraros también de él.

 

¿QUIÉN ES?

Hay múltiples definiciones académicas, pero para mí el transmedia storytelling es la creación de un universo narrativo diseminado a través de múltiples medios, siendo estos diferentes puntos de acceso adaptados a cada medio y su consumidor, y ampliando el conocimiento sobre el universo narrativo que introducen, y además permitiendo a sus consumidores adueñarse de ese mundo y expandirlo.

En sí, podríamos decir que el objetivo magno de las narrativas transmedia es crear una experiencia para la audiencia. Esta experiencia está diseñada para ser consumida a través de múltiples formatos y plataformas, y conlleva una implicación interactiva por parte del usuario para recolectar las piezas del puzle y entender la historia al completo.

 

Por tanto, puede adoptar múltiples aspectos y encontrarse en diferentes sectores, puede ser periodista, jugador de videojuegos, médico, profesor, cineasta, publicista… todos los sectores son susceptibles de ser trastocados por una estrategia narrativa transmediática.

 

¿CÓMO ES?

Podría decir maravillas sobre las cualidades del transmedia, pero hay que empezar por las características “físicas” reconocibles que crearon la primera reacción química de enamoramiento, los aspectos por los cuales podréis reconocerle.

 

1 Es un creador de universos narrativos, no de historias aisladas. Crea razas, alianzas, eras, estirpes, lenguas, personajes, dinastías…

 

2 Es accesible. Tiene diferentes puntos de acceso para dejar conocer este universo, diferentes medios elegidos para cumplir una función determinada, y expandir nuestro conocimiento acerca de ese universo. Un buen transmedia storytelling no tiene información repetida a través de esos diferentes puntos de acceso, sino piezas que complementan un puzle pero que por separado, se entienden y se consumen también.

 

3 Es provocativo:  Su nivel de atracción es tal, que es casi imposible resistir el impulso ya no solo de conocer más de ese universo, sino de implicarse emocionalmente con él, hacer nuestras sus historias, y querer co-crear y expandir sus historias.

características transmedia storytelling

Así pues, el universo narrativo profundo, la colaboración de la audiencia  y los diferentes puntos de entrada a la historia son las características clave para comprender cómo son las narrativas transmedia.

 

¿DE DÓNDE ES?

Viene desde lejos, desde luego, los humanos contamos historias desde que existimos y nos comunicamos. ¿Y desde cuándo existe el transmedia storytelling o las narrativas transmedia? Yo diría que desde que hay más de un medio para comunicar un universo narrativo que implica a sus audiencias.

Pensad por ejemplo en La Biblia, libro, pero también representación teatral, misa, sermones… apariciones de vírgenes, pasiones… Se podría decir que La Biblia es la narrativa transmedia más antigua. (Si os interesa este tema, en mi tesis de grado hablo sobre los orígenes del transmedia storytelling.)

 

Pero podemos decir que empezó a popularizarse en el 2003 gracias a Henry Jenkins en el otro lado del charco, y aquí en España gracias a Carlos Scolari.

 

¿EN QUÉ LUGAR SE ENAMORÓ DE TI?

La primera vez que oí hablar del transmedia storytelling fue en 2014. Yo estaba cursando Comunicación Audiovisual, último curso, algo angustiada por no haber encontrado aún mi pasión en la carrera, desenamorada del guión, la edición y la producción. Entonces mi profesor de la asignatura de videojuegos, me hizo tener mi primera epifanía académica. Necesitaba saber más sobre el transmedia storytelling, solo el concepto me resultaba apasionante e intrigante.

Al asistir a un evento en el que hablaban sobre “él” decidí averiguar más sobre su pasado, y terminé realizando mi trabajo de fin de grado sobre los orígenes del transmedia storytelling.  Al principio me encontré con poca información al respecto, sobretodo en español, pero según fui avanzando en el trabajo y en la investigación, me faltaban páginas y tiempo, y eso que yo me centré en su faceta más conocida: la de la narrativa, la del sector del entretenimiento.

Tantas cosas me enamoraron del transmedia storytelling… pero por mencionar al menos una decisiva, fue el hecho de que era una forma de contar historias infinitas.

via GIPHY

¿Fui la única decepcionada con que “La Historia Interminable” tuviera una página final? Es decir, una parte de mí, esperaba que ocurriera algo al “final”, que hiciera que la historia continuara, que hubiera más libros, más historias.

 

El transmedia storytelling permite expandir una historia, crear un mundo a su alrededor, o construir mundos narrativos llenos de historias, que además tienen muchas puertas de entrada, cada una adecuada a su usuario, lector, oyente, videojugador… tiene incluso una puerta con tu nombre, por si tú quieres adueñarte de ese mundo por un instante, y escribir una historia en él.

 

¿No me digáis que no es para enamorarse?

En próximos artículos, hablaré más a fondo de fandom y del prosumidor, de la figura del transmedia producer, de ejemplos de éxito en diferentes sectores y de cómo la realidad virtual como nuevo medio, amplía la frontera de muchas narrativas transmedia ya existentes y por desarrollarse.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *