ALZHEIMER Y REALIDAD VIRTUAL: CASOS DE USO

21 Sep 2019
alzheimer y realidad virtual casos de uso articulo i am vr

Cada tres segundos se diagnostica un nuevo caso de demencia en el mundo. Esta enfermedad que ya afecta a 1 de cada 10 personas mayores de 65 años, recibe una especial atención hoy 21 de septiembre, el Día Mundial del Alzheimer.

Sobre esta enfermedad se han hecho varios experimentos con las últimas tecnologías, y especialmente en el campo de la realidad virtual desde los últimos años, por ello hoy os traigo varios casos de uso de la realidad virtual aplicados al alzheimer, para entender mejor el potencial que varias instituciones e investigadores han visto en esta herramienta, que como veremos ayuda en varias etapas que van desde la evaluación temprana hasta la neurorrehabilitación psicológica.

Realidad Virtual y Alzheimer

Entre un 60 y un 70% de los diez millones de casos de demencia en el mundo, se asocian al Alzheimer según los datos que aporta la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Si miramos dentro de nuestras fronteras, la cifra actual se sitúa en los 800 mil según el Centro de Referencia Estatal de Atención a la Enfermedad de Alzheimer y Otras Demencias.

Y para todos estos afectados, a día de hoy, no hay una cura. Por ello, muchos de los esfuerzos se han centrado en explorar soluciones y alternativas centradas en la innovación para mejorar la calidad de vida de los afectados y frenar su desarrollo.

Y en este camino, la realidad virtual ha abierto una gran puerta a soluciones innovadoras que van desde ponernos en la piel del enfermo, hasta detectar precozmente síntomas de la enfermedad (es precisamente en estas etapas donde se concentran la mayoría de estudios con solución enfocada en realidad virtual) , o tratar algunos de los más comunes problemas asociados, cuando la enfermedad ya está en marcha.

Veamos en detalle algunas de las cosas que podemos experimentar con realidad virtual en relación al alzheimer.

Sentirnos como alguien que padece demencia

Si algo tiene la realidad virtual es el poder de transportarnos a otros entornos y de ponernos en la piel de otras personas (lo que conocíamos con el término de encarnación virtual o virtual embodiment).

Por ello en el año 2016, el centro de Investigación del Alzheimer de Reino Unido desarrolló junto a la empresa española Visyon, una experiencia de realidad virtual que nos permitía vivir en primera persona algunos de los síntomas que padecen las personas que sufren esta enfermedad en su vida cotidiana.

Si bien cada persona lo vive de manera diferente, esta experiencia trata de que empaticemos con las situaciones más comunes a las que se enfrentan los diagnosticados, y así entendamos algo mejor esta enfermedad que va más allá de la pérdida de memoria.

Esta experiencia es A Walk through Dementia y en ella nos encontramos con tres escenarios claves en los que se desarrollan situaciones cotidianas, como estar en casa, pasear por la calle o hacer la compra en el supermercado, que se convierten en auténticos desafíos: desde orientarnos en el supermercado, leer las descripciones de los productos o confundir charcos con agujeros, hasta sentirnos completamente desubicados y perdidos en medio de la gente, o seguir los pasos para preparar una taza de té.

Dementia First Hand es otro proyecto de realidad virtual en esta misma línea, para crear conciencia sobre este enfermedad, desarrollada desde Gales, disponible también en este idioma.

Todas estas situaciones suponen un reto constante para las personas que sufren demencia, ya que requieren de concentración, planificación, toma de decisiones o sentido del espacio y de la navegación a través de él, y con esta experiencia se busca que aquellos que desconocen esto, puedan ponerse en primera persona a experimentar estas dificultades.

Entrenar y educar a familiares y cuidadores

Muchas veces nos olvidamos de que este tipo de enfermedad no solo cambia la vida de la persona que la padece, sino también de las personas de su alrededor, que deben finalmente hacerse cuidadores o solicitar la ayuda de estos.

Consciente de esta circunstancia, la startup Embodied Labs de Chicago, diseñó una serie de simulaciones destinadas a entrenar a familiares y a cuidadores y a prepararles para los cambios que iban a sufrir sus seres queridos.

Carrie Shaw, fundadora de Embodied Labs, sufrió de primera mano la enfermedad de su madre, y tras querer entender mejor por lo que su madre estaba pasando, creo unas sencillas gafas que impedían ver ciertas zonas, emulando la discapacidad visual que afectaba a su madre. 

Fue entonces cuando pensó en una herramienta que pudiera recrear las diferentes dificultades a las que se enfrentaba una persona con alzheimer, con el objetivo de que aquellas personas que fueran a hacerse cargo de los afectados, entendiesen mejor por lo que está pasando, y entendió que la realidad virtual era el mejor medio para conseguir esto.

A través la experiencia, podemos encarnar a Beatriz, una mujer latina de mediana edad, a medida que avanza a través de la enfermedad de Alzheimer en las etapas temprana, media y tardía.

Esta experiencia incluye actividades interactivas, por ejemplo, de lectura, que se dificulta al volverse borrosa, tal y como le pasaría a una persona afectada,  o de intentos de comunicación, en las que vemos la frustración de intentar “decir” una cosa a través de una grabación durante la experiencia, y oírlo inmediatamente después, distorsionado, reproduciendo uno de los síntomas de la demencia, la dificultad de expresar correctamente las palabras deseadas. 

Con este tipo de experiencias, los usuarios podían entender mejor a qué se enfrentaban y cómo tratarlo, y para su desarrollo y diseño se entrevistó a cientos de cuidadores, pacientes y especialistas.

Detectar el alzheimer en etapas tempranas y en jóvenes

Otra de las áreas prometedoras, se basa en el estudio de cómo la realidad virtual puede ayudar a detectar y prevenir la posibilidad de sufrir demencia en el futuro, centrándose en uno de los primeros síntomas de la enfermedad: la desorientación espacial.

La mayoría de experiencias y estudios de este campo, investigan los mecanismos neuronales de la navegación espacial y los cambios que se sufren a lo largo de la vida adulta en este ámbito, buscando respuestas en el comportamiento que puedan indicar la aparición temprana de la enfermedad. 

El caso más mediático a día de hoy a este respecto, es el videojuego Sea Hero Quest, que empezó como una aplicación y juego móvil y dio hace un par de años el salto hacia la realidad virtual. 

En su versión de juego de móvil, la campaña se convirtió en el estudio de demencia más grande del mundo hasta la fecha, recopilando los datos de más de 4 millones de personas de todo el mundo y generando el equivalente a 12.000 años de investigación. Y todo esto, mediante un juego, todos estos datos, recogidos mediante las partidas jugadas.

Respecto a su traslado a la realidad virtual, la clave de esta plataforma es que aportó hasta 15 veces datos más precisos que los obtenidos a través del juego de móvil. Además, con tan solo 2 minutos jugando a Sea Hero Quest VR, recopilaron el equivalente a 5 horas de investigación de laboratorio. 

Fue desarrollado en colaboración con University College London, la Universidad de East Anglia, la asociación Alzheimer’s Research y Glitchers, y está disponible para Samsung Gear VR.

Estimular la memoria en etapas tempranas

El alzheimer borra de nuestra memoria lugares y recuerdos, siendo este uno de los más demoledores efectos de la enfermedad. Queriendo mitigar este proceso, la Universidad de Kent investigó cómo la realidad virtual podría ayudar a los pacientes a recordar ciertos aspectos de su pasado y a tener efectos positivos a largo plazo En este estudio, pacientes entre 41 y 88 años diagnosticados con demencia, pudieron visitar cinco entornos virtuales que despertaban en ellos ciertos recuerdos. Tras las sesiones, se mostraban menos agresivos y mejoraban la interacción con los cuidadores.

Si bien las experiencias que requieren de cierta interactividad tienen mayor acogida y tienen a alcanzar mayores niveles de involucración y compromiso, también funcionan bien las experiencias inmersivas que no requieren de interacción.

Hay que tener en cuenta igualmente, la ventaja de estas terapias para pacientes con movilidad reducida, ya que puede llevarse allí donde se encuentre el paciente, sin necesidad de que efectúe muchos movimientos, ni siga complicadas instrucciones.

En un reportaje de la BBC veíamos la mejoría de los afectados por esta enfermedad cuando se les transportaba a entornos de su juventud, o que habían sido relevantes para ellos, lo cual según las investigaciones, aumentaba su capacidad de recordar.

Un caso especialmente emotivo fue la serie de cortometrajes en 360 llamados The Way Back que llevaba a ancianos residentes de una casa de cuidados para afectados por el Alzheimer en Surrey, a sus buenos tiempos, y les permitía revivir momentos históricos como la coronación de la reina en 1953. 

La emoción es clave en este tipo de tratamientos, ya que según Diego Redolar Ripoll, el director del Cognitive Neurolab del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona,  una de las primeras estructuras cerebrales dañadas en la enfermedad de Alzheimer es la conformada por las neuronas de la región del hipocampo, claves para el estado de ánimo de las personas, y la realidad virtual ayuda a estimular esto provocando una mejora en el estado de ánimo, especialmente en etapas tempranas, llegando a retrasar el desarrollo de la enfermedad.

Conclusiones

Se prevé que a nivel global haya 115 millones de personas afectadas por esta enfermedad.

Este tipo de experiencias, aunque no pueden “derrotar” la enfermedad, que aún no tiene cura conocida, sí que contribuyen a aumentar las capacidades intelectuales, retrasar la pérdida de memoria y mejorar la calidad de vida del paciente.

Así hemos visto varios casos de uso de la realidad virtual aplicadas al alzheimer que van desde conseguir mejores datos para su investigación, hasta entrenar a cuidadores, familiares, y al público en general. 

Ante todo, todas estas experiencias tienen la función de facilitar el mejor conocimiento acerca de la enfermedad, e incluso a simularla en nuestras propias carnes, creando una empatía y conciencia mayor hacia ella, como ningún otro medio o formato podría hacer. 

Puedes ver el vídeo resumen de este artículo en mi canal de Youtube:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos: Responsable: Verónica Rodríguez. Finalidad: responder al mensaje que me envíes a través de este formulario. Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: tus datos serán guardados en SiteGround, mi proveedor de email y hosting, y que también cumple con el RGPD. Derechos: por supuesto tendrás derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi Política de Privacidad.

¿Estás buscando algo?

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

SOY VR, VERÓNICA RODRÍGUEZ

¡Hola! Bienvenido a mi blog, soy Verónica Rodríguez, I AM VR.

Aquí encontrarás mucha información sobre mi tema favorito: la realidad virtual. Descubre su potencial y casos de uso en diferentes sectores. Te animo a explorar este mundo conmigo, y si quieres, saber más sobre mí.

Sígueme en redes sociales

¡Suscríbete!

Al suscribirte al blog de I AM VR recibirás periódicamente todas las novedades sobre el sector de la realidad virtual, análisis e investigaciones de diferentes sectores de uso.

ÚLTIMOS TWEETS

EXPLORANDO LA REALIDAD VIRTUAL EN VÍDEO